Reseña | Una sombra entre los dos de Elisabeth Mulder

¡Hola liados! Ha sido un verdadero placer sumergirme en las páginas de Una sombra entre los dos de Elisabeth Mulder. Una autora con un estilo muy actual, a pesar de ser un clásico. Me ha fascinado la personalidad de Patricia. Gracias a Babelio por el ejemplar. 

Título: Una sombra entre los dos
Autora: Elisabeth Mulder
ISBN: 9788417146528
Fecha de publicación: 09/2018
Editorial: Ediciones Espuela de Plata
Colección: Narrativa
Nº en la colección: 88
Edición: 1ª Edición
Altura: 210 mm
Anchura: 150 mm
Encuadernación: Rústica
Número de páginas: 324
Idioma: español
Cuando se nos ha ocultado buena parte de la obra literaria y artística producida en el primer tercio del siglo XX, aquella escrita por mujeres, reeditar Una sombra entre los dos es descubrir que durante décadas nos han dejado huérfanos de una novela de ejecución impecable, que se adelantó a su tiempo en cuanto a técnicas narrativas, elogiadas y muy reconocidas en autores posteriores, y que ofrece una visión de la realidad desde un punto de vista novedoso, el de la mujer. Una visión muy diferente de lo que, incluso, la sociedad moderna actual parece tener claro que es la novela escrita por mujeres. La intención de Elisabeth Mulder con esta obra no es tanto reflejar la situación concreta de la mujer en el hogar o la de reivindicar un estado de igualdad como ciudadana, sino la de mostrar la postura real de una sociedad que, aunque parecía haber avanzado a pasos agigantados respecto a la normalización de la mujer en los distintos ámbitos sociales, sin embargo se revelaba como un espejismo, una sombra que se desvanece en el momento en el que nos acercamos a ella. Elisabeth Mulder pretende evidenciar lo falso. Aunque escrita en 1934, esta novela, nos retrata una realidad de lo más actual. Cada vez son más las Patricias que toman las calles gritando con fuerza para dar testimonio de un estado político y social que se disfraza de justo, equitativo, paritario, pero cuya hipocresía se descubre en cada asesinato por violencia de género, en cada agresión sexual, laboral, cotidiana… Casi un siglo separan a la mujer de hoy de la protagonista de Una sombra entre los dos, un siglo que, tal y como nos revela su autora, parece definirse más que por cien años, por un próximo ayer.

Elisabeth Mulder Pierluisi (Barcelona 1904-1987), poeta, dramaturga, traductora (tradujo al español las obras de Pushkin, Baudelaire, Charles Morgan, Pearl S. Buck, Shelley o Keats). Tenía quince años cuando ganó los juegos florales celebrados en la localidad de Sarriá, con un poema de título «Circe». El Noticiero Universal propaga la noticia y nos descubre que a esa corta edad era ya redactora del diario local, firmando las crónicas con el pseudónimo «Esfinge». Ninguno de sus poemarios, de sus novelas (algunas incluso versionada para el cine, como Preludio a la muerte (1941) en la que se inspira la película Verónica), ninguno de los volúmenes de narraciones cortas o de teatro, esto es, seis poemarios (Embrujamiento (1927), La canción cristalina (1928), Sinfonía en rojo (1929), La hora emocionada (1931), Paisajes y Meditaciones (1933) y Poemas Mediterráneos (1949)); seis libros de relatos (Una china en casa (1941), Este mundo (1945) o Las noches del gato verde (1963), etc.); quince novelas (entre las que destacamos La Historia de Java (1935), Crepúsculo de una ninfa (1942), El hombre que acabó en las islas (1944), Alba Grey (1947) o El vendedor de vidas (1953)) y dos obras de teatro (Romance a media noche (1936) y Casa Fontana (1948)), pasaron desapercibidas para la prensa española. Desde su primer poemario los diarios se van a hacer eco de las novedades editoriales, de las traducciones, entrevistas… Elisabeth Mulder llegó a convertirse en un personaje crucial para la intelectualidad del momento. Colaboró con la revista Ínsula, con ABC, La Vanguardia; perteneció al grupo de Eugenio d’Ors, la «Academia del Faro de San Cristóbal», o a la tertulia «Trascacho». El Paseo Bonanova 53 fue lugar obligado de peregrinación para muchos de los intelectuales que pasaban por Barcelona. Figuras tan dispares como Victoria Kent, Camilo J. Cela, Salvador Espriu, Concha Espina, Leopoldo Panero o Consuelo Berges, forman parte de la lista de escritores que firman la ingente correspondencia que aún hoy guardan los cajones de su escritorio.

Los hermanos Argensola son los propietarios de una clínica. En en este caso es Patricia la responsable de operar a la hija de Pilar. Este suceso hace que Julio, el tío de la niña, se quede prendado de ella. 

Desde ese momento va con cualquier excusa para encontrarla. Que si regalos a la niña, chocolates o paseos; con los que consigue pasar un tiempo precioso con la doctora que vive para y por su trabajo.

Patricia una tarde de pequeña acude a su hermano Juan porque se aburrre. Mercedes no quiere jugar con ella porque la considera bruta y su otro hermano Pablito no quiere jugar con niñas. Ante el consejo de Juan de estudiar y ser médico encuentra su felicidad.

Los hermanos son muy parecidos, no tienen nada que ver con el ambiente que les rodea. Su familia es de la alta sociedad y viven del que dirán. Su padre, Don Pablo, nunca da explicaciones de su vida y mucho menos las pide. Su madre prefiere no saber.

Julio a pesar de ser otro soberbio de la alta sociedad consigue que Patricia se enamore y se case con él. Por todos los medios intenta crear una «mujercita ideal» y la Patricia enamorada lo intenta, pero sin dejar escapar su ironía de ese mundo.

En el prólogo de Pepa Merlo nos lo compara con Una casa de muñecas de Enri Ibsen. Esta obra de teatro (que yo he visto, me encantó y la recomiendo a todos) es considerada el primer libro feminista. Una sombra entre los dos sería el primero en España.

En la primera parte de forma coral nos describe el mundo superfluo que rodea a Patricia. Donde todo es cara a la galería y del que tanto Juan, como ella, no son participes. Entre ellos hay una gran conexión porque ambos comparten los mismos ideales.

Podemos ver como en la luna de miel, ya empiezan los primeros roces en la segunda parte. Comenzando a ver como Juan se revela ante esa sociedad casándose con Soledad y teniendo el total y único apoyo de Patricia.

Hasta la tercera parte no llegamos a entrar en la mente de la protagonista. Creo en el año 1934 (fecha de su publicación) era necesario para comprenderla. Hoy en día, por suerte empatizas rápido con ella.

Creo que es un libro con un trasfondo muy actual. Donde nos muestra como la sociedad impone un papel a la mujer. Cuando lo ideales es que sea un trabajo individual. Donde cada una busque lo que realmente le haga feliz, guste al resto o no. 

Siendo un libro con casi un siglo, su lectura es ligera. El estilo de Elisabeth Mulder es preciso en sus descripciones y con unos diálogos muy agudos. En ellos consigue que sepamos en realidad que piensa cada personaje.

Hacía tiempo que no me atrapaba tanto un libro, consiguió que me aislase del mundo en sus letras. Recomendado para los curiosos con el feminismo, amantes de los clásicos y de la buena literatura.

Athalia la lía

Autora, blogger y marketing digital

1 comentario:

Bienvenid@s a Athalía la lía:

Este post lo escribí para ti, me encantaría saber tu opinión. Si tienes interés en mi respuesta, marca la casilla «Avisarme». Para las iniciativas pon tu URL en el post correspondiente.

¡Gracias por formar parte de mi mundo!